1. Skip to Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer>

Implantes cigomáticos

Los implantes cigomáticos fueron inventados por Branemark en 1989, diseñados exclusivamente para pacientes con gran atrofia posterior ósea severa del maxilar superior y que, por diferentes motivos, no eran candidatos a injertos de hueso. Estos implantes proporcionan una gran eficacia desde un punto de vista estético y funcional minimizando los costes de la cirugía y los tiempos del tratamiento.
La principal contraindicación para los implantes cigomáticos es la limitada distancia interarco, una limitación a la apertura oral importante, la presencia de dientes naturales o prótesis en el arco inferior, sinusitis activas, cicatrices en tejidos blandos que impidan la retracción de los tejidos y un insuficiente volumen óseo en el hueso cigomático.

Diagnóstico y planificación

Para un adecuado tratamiento es imprescindible realizar un buen diagnóstico y una exhaustiva planificación protética y quirúrgica. El examen radiológico previo debe incluir una radiografía panorámica y un estudio mediante CBCT. La cirugía se realiza habitualmente bajo sedación consciente intravenosa. Los procedimientos protésicos para la confección de puentes sobre este tipo de implantes siguen los protocolos de la prótesis atornillada o cementada convencional. No obstante, debe tenerse en cuenta un diseño que permita una higiene adecuada de esta zona. La alta probabilidad de éxito demostrada en la literatura sugiere que el implante cigomático sea un procedimiento seguro y predecible.

sedaccion

Este sitio web utiliza cookies propias para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenido acorde a sus intereses. Si continúa navegando, entendemos que acepta nuestra política de privacidad.

Acepto las cookies de este sitio web.