1. Skip to Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer>

consejos_salud_bucal

Durante la tercera edad es posible que su salud oral sufra alteraciones, incluso teniendo buenos hábitos de higiene, por el uso de prótesis, tomar medicamentos y por trastornos normales de salud. Afortunadamente tanto su médico de cabecera como su odontólogo le ayudarán a enfrentar satisfactoriamente esos problemas.

• La caries, sobre todo la radicular (en la raíz de los dientes) suele ser la más común en la persona mayor. Por tanto es importante utilizar un cepillo adecuado que ayude a alcanzar la zona radicular.

• La sensibilidad dental puede aparecer y/o agravarse en la tercera edad, ya que las encías se retraen con el tiempo y quedan al descubierto zonas que no están protegidas por el esmalte, particularmente sensibles al dolor ante alimentos y bebidas frías o calientes, ácidas o dulces. Se recomienda usar una pasta para dientes sensibles y si el problema continúa, consultar a su dentista.

• Otro problema frecuente es la sequedad de la boca, puede ser debida al consumo de determinados medicamentos o tratamiento. Para prevenir la sequedad se aconseja el consumo de líquidos (agua, bebida no azucaradas, etc…), aunque se puede recurrir también a productos para solucionar el problema, como ciertos espráis o enjuagues bucales, estos siempre con prescripción del odontólogo.

• Es importante que comunique a su dentista enfermedades prexistentes, sobre todo en el caso de diabetes, cáncer o afecciones cardíacas que pueden afectar a su salud oral. Debe saberlo para que pueda atender adecuadamente sus necesidades especiales.

• El uso de dentaduras postizas, requiere de cuidados especiales constantes: mantener la dentadura limpia y ajustada con rebases periódicos, evita la aparición de manchas, el mal aliento o inflamación de las encías. Se recomienda utilizar un cepillo especial para prótesis y visitar a su dentista una vez al año para su revisión.

• Las enfermedades de las encías son un trastorno potencialmente grave que afecta en especial a los mayores de 40 años. Hay diversos factores que pueden aumentar la gravedad de esta enfermedad:

• Higiene oral deficiente.
• Enfermedades sistémicas como diabetes, afecciones cardíacas y cáncer.
• Factores ambientales como el estrés y el tabaquismo.
• Uso de medicamentos.

En sus primeras etapas la enfermedad es reversible, por lo que es muy importante identificarla precozmente y asegurar su diagnostico y tratamiento, mediante revisiones dentales periódicas.

Este sitio web utiliza cookies propias para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenido acorde a sus intereses. Si continúa navegando, entendemos que acepta nuestra política de privacidad.

Acepto las cookies de este sitio web.